La Isla de Pag (Croacia)

P1070750

tras una estupenda semana allí, Igor me condujo a donde se suponía que era un buen sitio para hacer autostop, a la entrada de la autopista, en los peajes. No fue malo. En no mucho tiempo un pescador me recogió y me subió hasta la Isla de Pag, camino de Zagreb. Me dijo que me invitaba a unas cervezas en su casa y que luego ya continuaría hacia el norte. Pero nunca legué a Zabreb, porque el viento “Bura” empezó a soplar cada vez más fuerte, con rachas de 150km/h (pero que me dijeron que puede llegar a los 300), y cerraron a cal y canto la isla. Los ferries no saldrían esa tarde.

En un principio, cuando empezamos a tomar cervezas, él me dijo que no me preocupase, que podía quedarme a dormir en su barco. Pero a medida que la intensidad del viento aumentaba, creo que fuimos tanto él como yo descartando esa idea.

P1070752

No parecía que fuese a quedar mucho de los barcos amarrados para la mañana siguiente. Así que a última hora me indicó donde estaba el Youth Hostel (albergue juvenil) que, aquí, debe ser para ricos: 30 pavazos!!! en una habitación compartida.

P1070750

A la mañana siguiente me acerqué hasta la casa del pescador como el me pidió la noche anterior. Con su coche nos acercamos a donde los ferries, pero no salían, ni los buses ni nada. La isla estaba cerrada a cal y canto, pero yo no tenía dinero para estar pagando los precios de ese hostel y el tiempo no estaba como para aventurarse a dormir en la calle. Esa mañana ya se veían arbolitos y ramas por todos los tíos, tejas rotas… Cuando el viento Bura sopla, lo hace con ganas.

Le mandé un sms de auxilio a Igor que, pocas horas más tarde me respondió afirmativamente, una couchsurfer amiga suya de Zagreb estaba trabajando en la isla y me ayudaría alojándome con ella. Mientras tanto, mi amigo pescador me presentó a unos y otros amigos que me invitaron en todos sitios a Raquia y a comer. No fue mal día después de todo, pero a la mañana siguiente yo tenía que salir de esa isla como fuese.

P1070754

Resultó que Pamela Konjevod, creadora de la web “skinny chick travelling” vivía en un caserón que pertenece a una discoteca famosa de la zona y ahí se albergan todos sus empleados. Eramos unas 10 camas en esa habitación de un megaedificio solo para ellos, más el colchón que me habían puesto a mi en el suelo. Ahí me tocaría dormir esa noche entre camareras, cocineras, bailarinas y chicas de la limpieza.

Aprovechamos para hacer unos Pancakes juntos para cenar algo y pasar el rato y luego, ella y sus amigas se fueron de fiesta. Yo ya había tenido 24 horas de emociones y estaba reventado, además en el puto hostel no pegué ojo con la gente que iba y venía y los ronquidos de algún personaje.

P1070760

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>